Hace tiempo que no escribo por falta de tiempo, de ganas o posiblemente un poco de las dos cosas. Hoy es un día importante, si, y no porque en el CERN, la experiencia OPERA ha medido el tiempo de vuelo de los neutrinos que se envian a Gran Sasso, poniendo en duda uno de los dogmas que mas han excitado a profanos y eruditos, el límite absoluto de la velocidad de la luz y con ella, la famosa fórmula de Einstein E=mc2. Estas medidas parecen demostrar que los neutrinos viajan más rápido que la luz.

Esto es muy importante porque puede hacer temblar algunos fundamentos de la física cuántica y…humm…y yo, para que estaba aquí hoy? Ah, si… para hablaros de Tim.

Y quién es Tim, os preguntareis? Pues Tim es mi hijo que acaba de nacer en Ginebra y es grande, guapo, fuerte y… en fin, ya sabeis como va esto, no? No os voy a dar los datos técnicos porque no cuento con su autorización, pero os aseguro que son impresionantes 🙂

Estoy contento porque está aquí y porque todo ha salido bien, muy bien. La madre es una mujer que hoy me ha impresionado por su entereza, su fuerza y su “saber estar” incluso cuando las cosas no van al 100% bien. Tiene madera de ganadora y hoy me lo ha demostrado con creces.

Solo quería compartir con vosotros este momento de alegría y muy pronto os daré mas datos y alguna foto.

Tono.

 

 

 

Advertisements