Tras la presentación de la colaboración OPERA en el CERN el 23 de septiembre, no se ha parado de buscar la velocidad del neutrino, la partícula más estudiada por la comunidad de la física.

Una prueba clave fue la repetición de la medición con pulsos de muy corta frecuencia. Esto permitió que el tiempo de extracción de los protones que finalmente conducen al haz de neutrinos se pueda  medir con más precisión.

El haz enviado por el CERN consistió en pulsos de tres nanosegundos de largo separados por hasta 524 nanosegundos. Unos 20 eventos de neutrinos se midieron en el Laboratorio Nacional Gran Sasso. Esta prueba confirma la exactitud de la medición de tiempo de OPERA, descartando una posible fuente de error sistemático. Las nuevas medidas no cambian la conclusión inicial. Sin embargo, la anomalía observada en el tiempo de viaje de los neutrinos desde el CERN hasta el Gran Sasso todavía necesita más controles y mediciones independientes antes de que pueda ser refutada o confirmada.
El 17 de noviembre, la colaboración presentó un documento sobre esta medida para la revista revisada por JHEP. Este documento está disponible en el servidor http://arxiv.org/abs/1109.4897

Advertisements